Noticias Francia a través de los ojos de Picasso

Todos los artículos

Francia a través de los ojos de Picasso

El mejor pintor del siglo XX nació en Málaga, España, pero se hizo un nombre en Francia, su país de acogida. Descubre los lugares donde vivió el artista y los museos donde apreciar su obra en el país galo.

Si bien el COVID-19 ha obstaculizado muchos de vuestros planes, esperamos que nuestro contenido pueda seguir brindándote inspiración para tus futuros viajes, por lo que, cuando esto pase, estarás listo para regresar al mundo.

Pablo Picasso nació en Málaga, creció en Barcelona y se mudó a Francia, donde se consagró como el artista más influyente del siglo XX. ​​Fue a principios de 1900, con tan solo 19 años, cuando pisó por primera vez París. Pero no fue hasta 1904 cuando estableció su residencia de manera permanente en Montmartre. A diferencia de muchos artistas, Picasso permaneció en la Ciudad de la Luz durante la ocupación alemana. Desde 1946 hasta su muerte, vivió principalmente en el sur de Francia.

Descubre la Francia de Picasso de la mano de Skyscanner: las casas donde vivió, los museos donde apreciar su obra y los lugares que inspiraron su ecléctica carrera.

El París de Picasso

En abril de 1904, Picasso se instaló en el Bateau-Lavoire, un edificio en el distrito de Montmartre de París, famoso en la historia del arte como residencia y lugar de reunión de artistas de principios del siglo XX. Se encuentra en el número 13 de la Rue Ravignan en la Place Emile Goudeau, justo debajo de la Place du Tertre.

Durante estos primeros años en el Bateau-Lavoir, Picasso conectó con varios pintores españoles y franceses que alimentaron los estilos cambiantes del artista. La capital francesa, muy bohemia por aquel entonces, también influenció tanto su vida como su obra, haciendo de esta una época muy desenfrenada. Un incendio destruyó la mayor parte del edificio en mayo de 1970 y solo quedó la fachada, pero fue completamente reconstruida en 1978. 

Montmartre ha cambiado un poco desde entonces, pero todavía conserva ese je ne sais quoi de antaño que inspiró la obra del genio. Pasea por sus calles como lo hacía Picasso y descubre los encantos que esta zona parisina ofrece.

El París de Picasso también incluye la orilla izquierda del Sena y sus cafés donde, en la década de 1930, se encontró con el movimiento surrealista. El pintor vivió en un estudio del elegante distrito 6 de París entre 1936 y 1955, desde donde trabajó en su obra y apoyó a la resistencia. Desde el ático que tenía en el Hôtel de Savoie, situado en la Rue des Grands Augustinsestaba a tiro de piedra de los famosos cafés de la orilla izquierda del río donde se reunía con otros intelectuales radicales para hablar de arte.  

El Hôtel de Savoie es todavía una de las grandes mansiones por las que es famosa la capital francesa. Aunque actualmente, el ha visto mejores días, vale la pena conocerlo para apreciar su espectacular entrada y la escalera de caracol junto a la cual fue fotografiado.

El Guernica

Picasso pintó el Guernica, que retrata la destrucción del pueblo vasco por las bombas nazis, desde este estudio del Hôtel de Savoie. Picasso, que rara vez permitía que extraños visitaran su estudio mientras trabajaba, admitió a algunos periodistas y personas influyentes para observar su progreso con la obra, creyendo que la publicidad ayudaría a la causa antifascista. Trabajó en la pintura durante 35 días y la terminó el 4 de junio de 1937

El Guernica nació para formar parte del Pabellón Español en la Exposición Internacional de París celebrada en el año 1937. No dudes en acercarte al Palacio de Chaillot, lugar donde se expuso por primera vez, y explorar este edificiode estilo neoclásico situado en el distrito XVI, en la plaza del Trocadero.

** Apunte: hoy en día el Guernica se puede ver en el Museo Reina Sofía de Madrid.

Museo Picasso en París

Como no podía ser de otra manera, en París se halla uno de los museos dedicados al genio. Situado en el distrito de Marais, exhibe alrededor de 5.000 de las obras del maestro como las pinturas cubistas “Hombre con guitarra”, “Hombre con mandolina”, Pinturas de guerra» y diversas esculturas del período del pop art por el que pasó.

El museo está abierto de martes a viernes, de 10.30 de la mañana a 6 de la tarde. Los sábados y domingos, de 9.30 de la mañana a 6 de la tarde. La entrada cuesta 14 euros.

La Costa Azul de Picasso

La huella de Picasso todavía esta muy viva en el sur de Francia. A continuación, daremos un paseo por los destinos que cautivaron al genio. 

Antibes

Desde la terraza debajo de la torre medieval de piedra del antiguo Palacio Grimaldi, se pueden contemplar las brillantes aguas de la bahía hasta el lejano bulto gris de Cap Ferrat. Es un lugar extraordinariamente hermoso para un museo, y aquí, dentro del castillo, se encuentran algunas de sus obras. Durante el otoño del 46, el pintor y su amante, Françoise Gilot, se quedaron muy cerca, en el pequeño pueblo de Golfe-Juan, donde pasaron días idílicos en las playas mientras Picasso trabajaba principalmente de noche en el castillo de Grimaldi. Era una época de creatividad frenética para el artista, que producía una nueva obra casi todas las noches. En total, se contabilizan 23 pinturas y 44 dibujos.

Quedó tan satisfecho con su trabajo que donó al castillo todas sus obras producidas durante estas idílicas vacaciones, con la condición de que se exhibieran al público. El Museo de Antibes,también conocido como el Museo de Picasso, se convirtió, de esta manera, en el primer espacio de exposiciones dedicado al artista. Aunque ofrece solo una instantánea de su trabajo, podemos ver a un Picasso lleno de luz y optimismo. En sus propias palabras: «Si quieres ver los Picassos de Antibes, debes verlos en Antibes».  

Haz una parada aquí para observar las obras que realizó, como “La cabra” y “La Danse sur la Plage”, y disfruta de las impresionantes vistas del mar Mediterráneo y la Costa Azul.

El Museo de Antibesuna antigua fortaleza que data del siglo XIII, está abierto todos los días de 10 de la mañana a 1 de la tarde, y de 2 a 6 de la tarde. Los lunes está cerrado. El precio de la entrada es de 8 euros.

Vallauris

Picasso también vivió en Vallauris, el pueblo costero donde aprendió el arte de la cerámica decorativa. En 1952, pintó su famoso mural sobre la guerra y la paz para decorar la capilla románica del castillo del pueblo, que está abierto al público y se puede visitar de 10 a 12.45 del mediodía, y de 2.15 a 6.15 de la tarde por 6 euros. Los martes y festivos está cerrado.

Cannes

Cannes inspiró a Picasso a producir parte de sus obras más conocidas, como el estudio de Las Meninas y Las 9 telas sobre las Palomas (que hoy en día se pueden ver en la Fundación Picasso de Barcelona) y que pintó en su estudio de la villa La Californie, también conocida como Villa Picasso o Pavillon de Flore. La casa, que se encuentra ubicada en el 22 de la Costebelle Avenue, ofrece unas espectaculares vistas a la bahía de Cannes desde Le Suquet. Pablo Picasso compró la villa (construida en 1920) en 1955 y se mudó allí con Jacqueline Roque hasta 1961. En este taller pintó la Bahía de Cannes, en 1958. En 1961, con la construcción de un nuevo edificio que ocultaba la vista al mar, decidió trasladarse Mougins, donde pasó sus últimos años. Durante el inventario de la propiedad, tras su muerte, se encontraron muchas obras previamente desconocidas y formaron parte de la colección original del museo de Antibes que lleva hoy su nombre

La Costa Azul fue uno de los muchos amores de Picasso. Descubre los pueblos vinculados con el pintor y enamórate tú también del sur de Francia

Skyscanner es líder mundial en viajes. Verificamos los precios con 1.200 compañías de viajes para obtener el mejor precio en vueloshoteles y coches de alquiler.

Mapa