Noticias Las 9 mejores cosas que hacer gratis en Bruselas

Todos los artículos

Las 9 mejores cosas que hacer gratis en Bruselas

Disfrutar de la capital europea es fácil y barato si sabes cómo. Y si no lo sabes, en Skyscanner te lo contamos.

La capital europea tiene fama de ser un lugar aburrido lleno de hombres grises que caminan con maletín. Lo segundo puede ser. Lo primero, ¡nunca! Bruselas es hoy más que nunca una ciudad viva, una urbe donde lo clásico y lo moderno se dan la mano, donde lo mismo te encuentras un grafitti de Tintín, que un rascacielos con decenas de plantas, que un bar que suena a ritmos africanos.

El corazón de Bélgica sabe a mejillones, a chocolate y a cerveza, pero también a dulces gofres y deliciosas –e hipercalóricas- friejtes con salsa samurái, española o lo que tú quieras pues en cualquier frituur seguramente encuentres más de 20 salsas para untar.

Pero lo mejor de Bruselas es que para disfrutarla no hace falta gastarse un millón. Lo sentimos. No hay excusa. No te quedes sin visitar este enclave flamenco empeñado en hablar francés por falta de fondos. Como verás a continuación las mejores cosas de la capital de Bélgica no cuestan precisamente un riñón. ¡Son gratis!

Vuela a Bruselas

1. Visitar el Parlamento Europeo

No temas a los hombres grises que sí, existen, y suelen concentrarse alrededor de las plazas de Schumann y Luxemburgo porque muchos vienen a trabajar al Consejo, la Comisión o el Parlamento Europeo. Visita este último y descubre que es mucho más que un cementerio de elefantes políticos. El Parlamentarium o Centro de visitantes del Parlamento Europeo está abierto todos los días de la semana hasta las seis de la tarde (los lunes arranca a la una, de martes a viernes a las nueve, y los sábados y domingos a las diez).

Más interesante aún puede ser visitar la sala de plenos del Parlamento Europeo antes, durante o después de una sesión de debate. Cualquiera de las tres modalidades es gratuita, aunque la segunda (visita durante un pleno) requiere saber cuándo hay actividad y estar allí a una hora determinada. Si te interesa, consulta las fechas y horarios de los plenos del Parlamento Europeo antes de ir.

parlamento europeo en bruselas

2. Pasear junto a una pagoda

Como lo oyes. Puedes visitar Bruselas y pasear bajo las sombras chinescas o japonesas no de una si no de tres pagodas. ¿Cómo te quedas? Pero no esperes monjes budistas dentro o alrededor de esto orientales edificios, estas pagodas no albergan templo alguno. Estos edificios de estilo asiático dan forma a los Museos del Extremo Oriente de la ciudad y contienen múltiples colecciones de arte relacionadas con China y Japón. Bonitamente curioso.

Chinese & Japanese Arts

A post shared by Baptiste LE LUNAIRE (@baptiste_french_artist_) on

Sigue leyendo y descubre qué monumentos no te puedes perder en China.

3. Ir al rastro

No importa el día de la semana, la Place du Jeu de Balles siempre se despierta a las siete. A esa hora comienzan a montarse los tenderetes que dan forma a su flea market (literalmente “mercado de pulgas”, en castellano mercadillo tipo rastro). De lunes a domingo hasta las dos de la tarde esta placilla del centro de Bruselas se llena de antigüedades, artículos de coleccionistas y un sin fin de historias de lo más vintage. Modelitos dignos del guateque de tu abuela, lámparas del Cuéntame belga, libros de hojas amarillas, vinilos de artistas impronunciables y muchas, muchas fotos y reliquias de la primera guerra mundial. Revuelve, encuentra y, si te atreves, regatea. Tú verás cuánto estás dispuesto a pagar.

mercadillo de antigüedades en Bruselas

4. Ver los escaparates de las Galeries Royales St-Hubert

Si tu presupuesto es ajustado acógete a eso del “se mira pero no se compra”, pero no por ello te quedes sin ver los escaparates de las majestuosas Galeries Royales St-Hubert. Este nombre tan aristocrático engloba los pasillos cubiertos que son la Galerie du Roi, la Galerie de la Reine y las Galeries des Princes. Muy elegantes los tres, hoy albergan más de 50 comercios, entre ellos dos de las chocolaterías más famosas de Bélgica: Neuhaus y Godiva. Si puedes rascarte un poco el bolsillo para comer un par de bombones harás bien, si fantasea con meter el dedo en las fuentes de chocolate que a veces adornan sus escaparates.

galerías st hubert en bruselas

5. Explorar el Bois de la Cambre

Explora el pulmón verde de Bruselas o piérdete en él, tú decides. El Bois de la Cambre o Ter Kamerenbos es un inmenso parque público diseñado por Eduard Keiling a principios del siglo XIX. Pese al origen germánico de su arquitecto, su estilo es inglés y del siglo XVIII y pretende resultar un diseño casual, natural. Disfruta de este bosque, de su lago, de sus múltiples caminos y del resto de atracciones que acoge en su interior. Si quieres naturaleza pulcramente ordenada o simplemente buscas sitio para hacer un picnic tranquilo sin salir del centro de la ciudad, apuesta por el Parque del Cincuentenario.

bois de la cambre en invierno

6. Ir gratis al museo

Si te gustan los museos y piensas visitar Bruselas a principios de mes, ¡enhorabuena! Muchos de sus museos tienen entrada libre el primer miércoles o el primer domingo de mes. Así por ejemplo, los primeros miércoles de mes podrás entrar sin pagar entrada al Museé Magritte, al Museo de Ciencias Naturales y el Musical Instruments Museo, entre otros. Los primeros domingos podrás hacer lo propio en el BELvue Musem, y el Museo del Juguete. No obstante, éstos no son los únicos museos que tienen un día de puertas abiertas. Para consultar la lista completa visita la página

museo de los instrumentos musicales en bruselas

7. Saludar al Manneken Pis

El niño que mea es la estatua más visitada de Bruselas. Encuentra el bronce de 61 centímetros que es el Manneken Pis donde se cruzan las calles de l’Étuve o Stoofstraat y du Chêne o Eikstraat. No te preocupes por despistarte con los idiomas de los carteles de las vías, el enjambre de turistas que siempre hay alrededor del pequeño exhibicionista de metal delata su posición. A pesar de su juventud, el Manneken Pis es el habitante más longevo de la ciudad, pues en ella lleva desde principios del siglo XVII. Eso sí, no siempre luce igual. Aunque es nudista por naturaleza, suelen vestirle según la ocasión. ¡Hasta con la camiseta del Athletic de Bilbao se le ha visto!

manneken pis en bruselas

8. Irte de galerías de arte

Para tomarle el pulso cultural a Bruselas nada mejor que una ronda de galerías de arte. Son tantas y tan variadas que lo difícil es decidir cuál visitar. C-O-M-P-O-S-I-T-E y Alice Gallery pueden ser dos buenas opciones. Las encontrarás en Varkensmarkt 10 rue du Marché aux Porcs y 4 Rue du Pays de Liège, respectivamente. Arte contemporáneo en todo su esplendor, para deleitar y desconcertar al personal. Si no te gustan estas dos galerías hay muchas más, ¡búscalas!

galería de arte en bruselas

9. Contemplar la Grand Place

Seguro que en tu lista de cosas de qué ver en Bruselas no falta la Grand Place. La plaza más famosa de la ciudad es tan bonita que no la podemos dejar de nombrar. Y es que se pueden hacer muchas mejores cosas gratis en Bruselas, pero contemplar las fachadas de dan forma a Grand Place es una de ellas. Cómprate un gofre, unas friejtes, un café o una Carapils, sitúate en el centro y disfrútala, de noche y de día. No le dediques tres minutos, tómate tu tiempo. Este ágora es una auténtica preciosidad. Como te descuides te enamorará.

grande place de bruselas
Vuela a Bruselas

¿Se te ocurre algún plan gratuito más para disfrutar de Bruselas? Déjanoslo en un comentario, así la próxima vez lo podremos disfrutar.

Si te ha gustado este artículo, probablemente estos te van a encantar:

Skyscanner es el meta-buscador que compara más de 1.000 aerolíneas y buscadores de vuelos. ¡Te ayudamos a ahorrar en vuelos, hoteles y coches de alquiler.

Mapa