Noticias Restaurantes Madrid: 10 tapas que no puedes perderte

Todos los artículos

Madrid: 10 tapas que no puedes perderte

¿Quieres probar la gastronomía madrileña? ¡Te enseñamos 10 de sus tapas más típicas!

Madrid es a sus tapas lo que al Oso y el Madroño, inseparables. Una visita a la capital de España siempre debe ir acompañada de una tarde o noche de tapas para saborear su variadísima gastronomía. Tortilla de patatas, croquetas, bravas, boquerones… La lista es tan larga como deliciosa, pero en Skyscanner hemos seleccionado 10 que no puedes perderte en tu próximo viaje.

Vuela a Madrid

1. Croqueta de bacalao, en ‘Casa Labra’

En un ambiente que ha permanecido casi inalterable desde 1860, Casa Labra ha hecho del bacalao un bocado digno de dioses en forma de cremosas croquetas y tajadas. Cada día se forman largas filas en su local junto a la Puerta del Sol para degustarlas acompañadas de una caña o el clásico vermut. Mantiene el servicio separado: la bebida se pide en la barra y la comida en un pequeño mostrador a la entrada. Apenas hay mesas en su interior, por lo que, si el tiempo acompaña, nada mejor que saborear una croqueta de bacalao a pie de calle. En su interior se fundó el PSOE en 1879.

Tetuán, 12

2. Tortilla de patatas, en ‘La Ardosa’

Inaugurada en 1892, poco imaginaba entonces La Ardosa que su tortilla de patatas iba a convertirse en una de las mejores de Madrid. Cinco patatas monalisa medianas, siete huevos, media cebolla grande, aceite de oliva virgen extra y sal: estos son los ingredientes con los que Concha Marfil elabora esta jugosa tapa que cuenta con decenas de adeptos en pleno Malasaña, y cuya receta puedes encontrar en su web. Para acompañar, un salmorejo de fábula, chacinas, bonito escabechado casero, rabas o palitos de berenjena en tempura. Y para beber, una pinta bien fría de Pilsner Urquell.

Colón, 13

3. Caracoles a la madrileña, en ‘Los Caracoles’

Con casi un siglo a sus espaldas en el barrio de La Latina, una visita a Los Caracoles es casi tradición para muchos madrileños cualquier domingo de Rastro. Chorizo, laurel y guindilla son tres de sus secretos, además de unos caracoles de primera calidad perfectamente limpios que se sirven directamente de una olla humeante sobre un hornillo. No te dé vergüenza y moja pan hasta terminar la salsa que los acompaña, ligeramente picante… Y, si eres de los que este molusco provoca repelús, otras especialidades de la casa son callos, torreznos, bacalao o zarajos.

Toledo, 106

4. Gambas al ajillo, en ‘La Casa del Abuelo’

A falta de pan, buenas son gambas. Eso debió de pensar el fundador de La Casa del Abuelo en 1939, cuando la harina escaseaba en medio del final de la guerra civil. Tras comprar varios kilos en el mercado de la Puerta de Toledo, la respuesta de sus clientes no pudo ser mejor, y se ha mantenido hasta hoy, donde siguen enganchando a locales y turistas de medio mundo, con su propuesta a la plancha o al ajillo, peladas por ellos mismos y gran parte de su éxito. Langostinos con gabardina o en banderilla con mojo y croquetas de gamba roja son otras de sus sugerencias.

Calle de la Victoria, 12

5. Bocadillo de calamares, en ‘El Brillante’

Este clásico entre los clásicos nació en 1961. Aunque un bocadillo no debiera considerarse tapa, no podíamos dejar de recomendarlos a los usuarios de Skyscanner. A un tiro de piedra de la Estación de Atocha, es la excusa perfecta para una parada antes o después de un viaje en tren o cercanías. La carta de El Brillante ofrece más de cien especialidades gastronómicas diferentes, desde el clásico pincho de tortilla al zarajo de Cuenca, pasando por albóndigas, pulpo a la gallega o sepia a la plancha, además de raciones, bocadillos y desayunos. Un plan para toda la familia.

Plaza del Emperador Carlos V, 8

Vuela a Madrid

6. Patatas bravas, en ‘Docamar’

Su salsa es tan secreta como la fórmula de la Coca-Cola y ha pasado de generación en generación desde 1963, aunque sus orígenes se remontan al Bar Donato, que Donato Cabrera Martínez, fundador de la empresa familiar, abrió en 1927 en la calle de Galileo. De ahí que Docamar esté formado por las primeras sílabas de su nombre. Actualmente es Raúl Cabrera, nieto de Donato, quien está al frente del establecimiento, convertido ya en un clásico de las tapas madrileñas. Otro habitual en carta desde siempre es oreja a la plancha. ¿Qué toque la hace especial? Añadir un poco de salsa, cómo no.

Alcalá, 337

7. Torreznos, en ‘Los Torreznos’

Preparados al estilo castellano, es decir, troceando la panceta en lonchas de un dedo que se sumergen de pie en un recipiente que permite cubrirlas de aceite para que se confiten debidamente durante cerca de veinte minutos, son otro de los imperdibles que no debes perderte en Madrid. Con tres locales repartidos por la ciudad, este negocio pasó de padre a hijos y hoy es regentado por los hermanos José Luis y Alberto Blázquez. Cañas bien tiradas, patatas revolconas, champiñones al ajillo, mejillones tigre, croquetas caseras, chorizo a la olla… ¿Por dónde empezar?

Goya, 88, López de Hoyos, 149, y Alonso Cano, 69

8. Croquetas, en ‘Casa Julio’

De espinacas, pasas y gorgonzola, setas con puerro, atún con huevo, jamón, queso azul, picadillo o morcilla con membrillo. Así de variada es la propuesta de Casa Julio, cuya puerta roja ha dado la bienvenida a amantes de las croquetas desde hace tres generaciones. Centro de peregrinación para los fans de U2 desde que en el año 2000 fuera escenario elegido para una de sus sesiones de fotos, de su menú también son recomendables huevos rotos, papas con mojo picón, carne herreña (de la isla del Hierro) o picadillo riojano.

Madera, 37

9. Callos a la madrileña, en ‘Bar Restaurante Ponzano’

La casquería es una de las señas de identidad de este bar en el número 12 de la calle de moda, Ponzano, y su plato estrella, callos a la madrileña. Servidos en cazuela de barro, como mandan los cánones, de sabor intenso y contundente, a menudo se pueden degustar coronando una sugerente tortilla de patatas. Los callos son uno de los platos más típicos del invierno madrileño y se elaboran principalmente con tripas de vaca, rodajas de chorizo, morcilla y jamón entreverado. Imprescindible mojar pan y tener cuidado. ¡Son adictivos!

Ponzano, 12

10. Boquerones en vinagre, en ‘El Doble’

Como su propio nombre indica, aquí las cañas son dobles y se tiran en dos tiempos, con su debido reposo y el correspondiente dedo y medio de espuma. Este bar castizo donde los haya presume de fachada de cerámica de Talavera y visitantes ilustres, cuyas fotografías decoran sus paredes. Los boquerones en vinagre son su tapa más demandada, preparados con mimo y bañados en buen aceite de oliva. Otras opciones son conservas gallegas, chacinas, embutidos de Guijuelo y diferentes raciones de marisco fresco: nécoras, percebes, ostras

Ponzano, 58, y José Abascal, 16

Reserva tu hotel en Madrid

¿Y a ti? ¿Te gusta ir de tapas cuando vas a Madrid? ¿Hay otras que recomiendes? Déjanos tu comentario y ayuda a otros viajeros.

Si te ha gustado este artículo, te interesa:

Skyscanner es el meta-buscador que compara más de 1.000 aerolíneas y buscadores de vuelos. ¡Te ayudamos a ahorrar en vuelos, hoteles y coches de alquiler!

Suscríbete al boletín de noticias de Skyscanner