Noticias Tus manos te delatan: aprende cómo usarlas cuando viajas

Todos los artículos

Tus manos te delatan: aprende cómo usarlas cuando viajas

La comunicación no verbal es esencial para el éxito de una interacción entre dos personas, sobre todo, cuando estas hablan idiomas diferentes. 

Si bien el COVID-19 ha obstaculizado muchos de vuestros planes, esperamos que nuestro contenido pueda seguir brindándote inspiración para tus futuros viajes, por lo que, cuando esto pase, estarás listo para regresar al mundo.

La comunicación entre personas implica el uso de las manos. Qué hacemos con ellas aportará una mayor información y, por tanto, enriquecerá cualquier intercambio que hagamos con los ciudadanos de aquellos destinos que visitamos. En este sentido, es vital conocer cómo usar las manos para acompañar nuestras palabras y evitar, así, incómodos problemas de comprensión. 

Mientras para ti cruzar los dedos significa buena suerte, si haces esta señal en Vietnam tus intenciones pueden ser, digamos, malinterpretadas. Y es que lo que es un signo perfectamente razonable de buena voluntad en España podría ofender profundamente a alguien en otra parte del mundo.

Toma buena nota de los gestos con las manos que para ti significan una cosa y para otros pueden significar, a veces, justo la contraria. Antes de viajar a destinos lejanos, te interesa revisar esta lista de gestos que podría terminar salvándote de una situación, cuando menos, vergonzosa.

1. El signo de la paz

Es una de las señales más populares que hacemos con las manos cuando posamos para una foto, especialmente, entre los turistas del este de Asia. Sin embargo, el signo de la paz es un gesto que se presta a otras interpretaciones en Reino UnidoAustralia o Sudáfrica. Si lo haces con las palmas hacia fuera resulta algo inofensivo, en cambio, hacerlo con el dorso mirando hacia fuera significará una gran ofensa: lo que para nosotros es levantar el dedo del medio, por lo que puede hacer tu visita por estos países algo más desagradable. 

2. Golpearse las manos 

Es habitual, casi instintivo golpearse las manos una encima de la otra si se está ansioso, aburrido o, incluso, si se quiere mostrar énfasis en algún punto de la conversación. En Brasilgolpearse con la palma de la mano significa que algo no te importa. Es visto como una señal muy grosera por los brasileños, un pueblo que se enorgullece de ser muy acogedor. Otra señal susceptible de ser malinterpretada en Brasil es el signo de OK(que suele hacerse juntando las yemas de los dedos pulgar e índice). En Brasil está mal visto ya que puede ser tomado como un insulto. 

3. Cruzarse de brazos

Si ves a alguien cruzarse de brazos, seguramente pensarás que tiene frío o se aburre. Como mucho, puede que pienses que esa persona oculta algo o prefiere no participar en la conversación. Pero, en cualquier caso, no te tomarás a mal que lo haga. De hecho, quizá, ni te fijes. En Finlandia, en cambio, supone una gran falta de respeto. La cultura finlandesa lo ve como un signo de arrogancia y desafío. No te cruces de brazos en Finlandia, si no quieres pelea. ¡Avisado quedas!

4. Pulgares arriba

Quizá por el cine americano, reconocemos el pulgar hacia arriba como una manera de decir que todo va bien. Desafortunadamente, esta no es una idea que haya cruzado todas las fronteras.  En Afganistán e Irán, por ejemplo, un pulgar levantado es una forma garantizada de meterse en problemas. En términos generales, este gesto (especialmente, cuando se asocia con un gran movimiento del brazo) significa que deseas pegar a alguien. No te la juegues, y si quieres decir que todo va bien sonríe y no levantes pulgares. Se podrían ofender y mucho. Y ya que estás por el Medio Oriente, otra señal que podría meterte en problemas es mirar el reloj. Lo solemos hacer para indicar que tenemos prisa. Sin embargo, si durante una conversación en estos países miras el reloj, se percibe como un gesto muy irrespetuoso ya que allí se considera que una conversación debe seguir su curso natural, sin interrupciones.

5. Cruzar los dedos

En algunas culturas, sobre todo, occidentales, es un signo de buena suerte y mejores deseos. Hay quien lo usa para sellar una promesa de guardar un secreto. En Vietnam, hace referencia al cuerpo femenino. De hecho, si cruzas los dedos en dirección a alguien en Vietnam, es probable que lo consideren un gran insulto. Los vietnamitas, generalmente, lo hacen cuando insultan a alguien. Ahórrate el mal trago y evita cruzar los dedos en Vietnam. Quizá, te salve de un encontronazo muy desafortunado.

6. Contar en alemán

Que no te pase como uno de los personajes de Malditos bastardos (película de Quentin Tarantino) donde un británico que se hace pasar por oficial de las SS se delata a sí mismo por no saber contar con los dedos como lo haría un alemán. El personaje, al que da vida Michael Fassbender, ordena otra ronda de whisky, diciéndole al camarero «Drei Gläser» (tres vasos) y levantando tres dedos: el índice, medio y anular. El espía británico se da cuenta de que ha sido descubierto y empieza una batalla a vida o muerte. Un verdadero alemán habría ordenado «tres» con el índice, el dedo medio y el pulgar extendidos. Al contar en alemán, el pulgar es siempre el primer dígito y representa el número uno, seguido del índice (2), el dedo medio (3), el anular (4) y, finalmente, el meñique (5). No dejes que te pase como al espía británico de Tarantino y, si pides una cerveza en Alemania, cuenta como ellos. Pasarás más desapercibido.

7. Llamar a alguien con los dedos

Son muchas las veces que te habrás encontrado llamando a alguien a que se acerque usando los dedos índice y el medio. De hecho, puede ser una forma de coqueteo entre dos personas que se hallan en puntos opuestos de una sala o una forma amistosa de comunicarles a tus amigos que necesitas que se acerquen a tu lado sin tener que levantar la voz. En Filipinas, en cambio, solo se usa este gesto para llamar a los perros. Usarlo con una persona se considera increíblemente grosero. Hay quien hasta ha sido arrestado por gesticular de esta manera.

8. Señalar con el dedo

En la mayoría de culturas occidentales es muy común señalar con el índice aquello que quieres o que necesitas. Refuerza la comunicación y evita frustraciones innecesarias, convirtiéndose, pues, en un gesto de lo más intuitivo para la mayoría. En China, en cambio, no es algo tan natural, pues usan el dedo del medio. No te sientas ofendido si cuando visites China te señalan con este dedo, ya que para los occidentales suele ser una falta de respeto. De hecho, para los chinos es el dedo índice, el que nosotros usamos para señalar, el que puede traerte a ti problemas, ya que ellos lo usan para insultar. ¡Toma nota!

9. Stop

La señal universal de alto, con la palma hacia arriba y dirigida a alguien, también se puede interpretar en casi todo el mundo como el número cinco. El problema llega cuando quieras decirle a alguien que pare con la mano levantada en Turquía porque querrá decir que los quieres enviar al infierno. ¡Vete con ojo!

10. Cuestión de narices

Y como no todo iban a ser ofensas, aquí va uno señal que te puede abrir puertas. Si quieres hacerte pasar por un auténtico entusiasta de la cultura nipona, tienes dos opciones: aprender japonés o gesticular como ellos. Como lo segundo es algo más rápido, aquí va una señal para ir practicando. En Japón tienen una manera muy tierna de señalarse. En lugar de tocarse el pecho cuando se refieren a ellos mismos, se tocan la nariz. De esta manera, los japoneses se señalan a sí mismos cuando se están sirviendo o cuando son la persona que alguien está tratando de identificar. 

Skyscanner es líder mundial en viajes. Verificamos los precios con 1.200 compañías de viajes para obtener el mejor precio en vueloshoteles y coches de alquiler.

Mapa