Noticias 10 regalos que encontrarás en un mercado de Navidad alemán

Todos los artículos

10 regalos que encontrarás en un mercado de Navidad alemán

Descubre qué comprar y qué regalar en un mercado de Navidad. 10 ideas para todos los gustos.

Si hay un país europeo que ha sabido captar la esencia de estas fiestas y darle forma de mercado, ese es Alemania. Uno no sabe lo que es un mercado navideño hasta que visita un Weihnaschtsmart, esto es, un mercado de Navidad alemán.

Al llegar diciembre, tradición y comercio se funden en las principales ágoras germanas desplegando un delicioso abanico de luz y sabor que consigue que los visitantes se olviden del frío y la nieve que, con frecuencia, lo envuelven todo. ¿Quién podría limitarse a mirar en este escenario de cuento? Cuando visites un mercadillo de Navidad alemán come, bebe y llévate un recuerdo. En él encontrarás artículos casi imposibles de comprar en ningún otro lugar y Skyscanner te da algunas ideas. Sorpresas todas ellas que harán las delicias de esas personas a las que este año te toca regalar.

Si no sabes por dónde empezar descubre los 10 mejores mercados de Navidad de Europa

Pyramiden

Las pyramiden son una suerte de pequeñas torres construidas sobre un carrusel. Pueden tener uno o más pisos, y siempre están rematadas por un aspa. Suelen ser de madera (aunque pueden estar fabricadas en otro material) y estar habitadas por un motón de muñequitos de colores cuidadosamente labrados que representan escenas navideñas (como el nacimiento de Jesús) o están relacionados con ellas (ángeles, etc.). En el perímetro del piso más bajo y más ancho hay varios huecos para colocar velas. Gracias a las corrientes de convención térmica que genera el calor que desprenden las velas, la pirámide gira. Tanto paradas como en movimiento son una auténtica preciosidad.

Lebkuchen

Uno de los regalos más dulces y emblemáticos que se puede encontrar en los mercados de Navidad de Alemania son los lebkuchen. Los lebkuchen son unas galletas hechas a base de harina, frutos secos y especias. También pueden llevar miel, almíbar o jarabe. En realidad, cada zona alemana suele tener su propia receta. Recuérdalo si visitas varios mercados: aunque por fuera todas resulten muy similares, no saben todas igual. Con frecuencia, a los lebkuchen se les da forma de corazón y se les decora con azúcar de colores que puede llevar mensajes como te quiero, para mamá o felices fiestas. Un regalo rico y original que además queda monísimo colgado del árbol.

Nürnberger Lebkuchen

Tal es la popularidad de los lebkuchen que en Núremberg, una bávara ciudad que presume de tener el mercadillo de Navidad más bonito del mundo, cuenta con su propia receta registrada. En 1927, los reposteros alemanes de este lugar se pusieron de acuerdo para patentar la fórmula de la nürnberger lebkuchen y, desde entonces, su receta ha estado protegida por las leyes alimenticias del país. Harina, avellanas, nueces, almendras, miel, azúcar, huevos, mazapán, naranja y limón secados de forma natural, y una larga lista de especias (jengibre, anís, cardamomo, cilantro, nuez moscada o macis, clavo, pimienta de Jamaica y canela) son los ingredientes que dan sabor a estos exclusivos presentes con denominación de origen protegida.

Figuritas de madera

Las figuritas de madera son uno de los motivos más buscados de los mercados de Navidad alemanes. Piezas artesanas talladas en madera que después se suele policromar. Además de figuritas decorativas (sin ninguna función extra más allá de la ornamental), existen figuritas ‘útiles’, o sea, que hacen ‘algo’. En este último grupo se enmarca el räuchermännchen, un quemador de incienso con forma de hombrecillo fumando que lleva una pipa y va vestido de trabajador (minero, soldado, calderero, etc.). Al quemar el incienso, parece que el muñequito está fumando pues el humo de la combustión escapa por ahí. Queda muy gracioso y viene bien para perfumar el ambiente durante las largas sobremesas de las fiestas.

Figuritas hechas de frutos secos

Pero para original las figuritas decorativas hechas con frutos secos. Como ocurre con las figurillas de madera, las figuritas hechas con frutos secos son piezas artesanas. Los gnomos con cuerpo de higo y brazos de pasas son una auténtica delicia. No te será difícil encontrarlos pegados a la sección de una rama en cualquier mercado navideño alemán. Castaña secas, cáscaras de nuez y retales son otros elementos empleados en la confección de estos curiosos muñequitos. Ojo, se miran pero no se comen.

Tazas de Glühwein

Apodado por muchos como vino caliente, el glühwein es el encargado de regar los mercados de Navidad alemanes. Esta bebida alcohólica hecha a base de vino tinto, azúcar y especias (canela, clavo de olor, cáscaras de limón y anís estrellado) sabe cómo ninguna calentar al personal. No es lo suyo comprar botellas de glüwein en el mercado, pero lo que si se puede uno llevar es la tacita o copa en la que lo bebe (te la puedes llevar si has pagado una fianza –que es lo normal–, en ese caso, en realidad es como si la hubieses comprado). Cada mercado suele tener una tacita o copa diferente. Si compras todas las tacitas o copas de los mercados que visites, ¡podrás regalar una colección muy personal!

Cascanueces

Una herramienta curiosa y muy singular que puedes llevarte de un mercadillo alemán es un cascanueces. Aquí el nussknackre (que es como se dice cascanueces en alemán) pasa de ser una aburrida pinza metálica a convertirse en el protagonista en miniatura del mítico cuento de hadas que lleva el mismo nombre. Eso sí, este nussknackre es de madera y sirve para abrir nueces de verdad. Los hay grandes, pequeños y para colgar. Hasta donde sabemos ninguno sabe bailar.

Adornos para el árbol

Los amantes de pinos y abetos navideños descubrirán un mundo de posibilidades en cualquier mercado de Navidad de Alemania. La variedad de bolas que en ellos se puede adquirir es casi infinita, y su calidad es realmente buena también (barata precisamente no). Pero no solo con bolas se decora en Alemania. También saben hacer como nadie otros motivos para colgar. Lo difícil no es encontrar un detalle que te guste, ¡lo difícil es escoger solo uno!

Piezas de chocolate

En los mercados de Navidad alemanes encontrarás chocolate para comer in situ, y chocolate para llevar y/o regalar. El primer grupo lo ocupan las frutas ensartadas cual ‘pincho moruno de fruta’ y recubiertas de chocolate de cualquier color. Algunas tienen forma de animales (cerdos, ratones, etc.). Riquísimas. El segundo es el de las figuras de chocolate macizo, generalmente realizadas con molde. Cámaras réflex, llaves inglesas, martillos… Un excelente regalo si eres capaz de encontrar el bloque de chocolate adecuado para la profesión de la persona a la que se lo vas a regalar.

Ropa de abrigo

Un refrán debería decir que quien vive en el frío sabe hacer ropa de abrigo. Si buscas unos guantes, un gorro, unas orejeras o unos calcetines que calienten en la situación más adversa, en un mercado de Navidad alemán los encontrarás. Si tienes que comprar un detalle para un bebé hay cosas realmente bonitas. Los patuquitos con pompones además de ser calientes son una auténtica cucada.

Y si no te da tiempo, siempre puedes comprarlo en el Duty Free del aeropuerto. Inspírate con nuestro artículo sobre los 10 mejores regalos de Navidad que puedes comprar en el aeropuerto.

Estos artículos te gustarán:

Skyscanner es el meta-buscador que compara más de 1.000 aerolíneas y buscadores de vuelos. Te ayudamos a ahorrar en vuelos, hoteles y coches de alquiler.

Mapa