Noticias Devora Malasia: 9 imprescindibles que comer en tu viaje

Todos los artículos

Devora Malasia: 9 imprescindibles que comer en tu viaje

Descubre la riqueza cultural malasia a través del paladar.

Si bien el COVID-19 ha obstaculizado muchos de vuestros planes, esperamos que nuestro contenido pueda seguir brindándote inspiración para tus futuros viajes, por lo que, cuando esto pase, estarás listo para regresar al mundo.

La vietnamita o la tailandesa están de moda, pero, en realidad, la gastronomía malasia es la más rica del Sudeste Asiático. Gracias a su mezcla cultural, Malasia ha conseguido hacerse un hueco en el corazón de muchos viajeros a base de rotis, noodles, laksas, teh tariks y los extraños, pero sugerentes, cendols. Por ello, si quieres que tu viaje a este rincón del Sudeste Asiático sea completo, te recomendamos que devores esta información previa y sepas de antemano qué comer en Malasia, cómo hacerlo y dónde.

¿Cómo es la gastronomía de Malasia?

La cultura de Malasia se refleja perfectamente en su gastronomía. Su cocina es una deliciosa mezcla de los sabores que los aborígenes de Borneo y la Malasia peninsular ya trabajaban con los que las comunidades china e india trajeron de sus regiones. Por otro lado, los comerciantes árabes introdujeron muchas especias de Oriente Medio y los colonizadores portugueses, holandeses e ingleses se encargaron de incluir alimentos como cacahuetes, piña, aguacate, tomate o calabaza. Gracias a ello, la gastronomía de Malasia es una de las más variadas del mundo. Aun así, se puede decir que, a grandes rasgos, es abundante en leche de coco, chiles, salsa de soja, pasta de gambas, tamarindo, cúrcuma y, por supuesto, el omnipresente arroz.

Aunque gran parte de los platos típicos de Malasia son ricos en verduras, la mayoría de ellos también incluyen carne o pescado. Sin embargo, si eres vegano o vegetariano, te encantará saber que Malasia es uno de los mejores destinos para comer rico sin productos de origen animal. Gran parte de la población hindú sigue una dieta vegetariana y también encontrarás restaurantes budistas con un montón de productos veganos.

¿Dónde comer en Malasia?

¡Casi en cualquier lado! Vas a encontrar restaurantes en cualquier esquina, aunque nosotros te recomendamos buscar los kopitiam. Estas son las casas de café tradicionales de Malasia. Normalmente, son propiedad de la comunidad china, especialmente de la zona de Hainan, y suelen ofrecer platos tan típicos como nasi lemak o roti bakar a cualquier hora del día.

Además, tu viaje no sería lo mismo sin los mamak, los puestos callejeros de Malasia. Estos hunden sus raíces en los primeros inmigrantes de Tamil Nadu, India, y suelen ser regentados por la comunidad musulmana. Aunque en un comienzo eran pequeños puestos con alguna mesa, con el tiempo, han evolucionado hasta convertirse en restaurantes en los que es habitual encontrar televisiones e, incluso, red wifi. Sean como sean, en los mamak nunca faltan el roti canai, el teh tarik y el nasi o mee goreng. Además, es muy habitual encontrar un espacio para el nasi kandar, es decir, un bufé en el que eliges con qué quieres acompañar tu arroz blanco.

En las grandes ciudades tampoco te van a faltar opciones para comer barato y local. En la mayoría de centros comerciales existen los típicos patios de comida del Sudeste Asiático: los food courts. Estos son enormes espacios en los que encontrarás una reunión de puestos de comida de cualquier tipo que imagines.

Nasi lemak

El plato insignia de la gastronomía de Malasia es el nasi lemak y se come casi a cualquier hora, aunque lo tradicional es hacerlo para desayunar. Literalmente “arroz crema”, su ingrediente principal es el arroz cocinado con leche de coco y hoja de pandano, al que se le suelen añadir cacahuetes, pepino, huevo duro o frito, anchoas secas y sambal, una salsa cocinada con chile, ajo, cebolla, pasta de gambas, azúcar y zumo de lima.

Existen muchas variantes del nasi lemak, pero lo habitual es que se acompañe de pollo frito, carne cocinada al estilo rendang (en guiso bastante picante) o pescado.

Roti

Para desayunar, para comer, para merendar… ¡Un roti entra bien a cualquier hora! En bahasa, roti significa “pan”, por lo que entender qué estás pidiendo puede llegar a ser un poco confuso. Sin embargo, en general, se usa para hablar de una especie de tortita india hecha con huevo, harina, agua y mantequilla o margarina, a la que se añaden otros ingredientes y, por lo tanto, puedes encontrar docenas de variantes.

En los mamak tendrás una larguísima para elegir, seguro que andas un poco perdido, así que aquí están los rotis imprescindibles que tienes que probar en Malasia:

  • Roti canai: pronunciado “chanai”, es el tradicional y el que se come a casi cualquier hora del día. Si lo pides, te servirán el roti salado acompañado de curri de dhal (lenteja) o una salsa ligeramente picante.
  • Roti telur: es como el anterior, pero incorpora huevo frito.
  • Roti boom: más grueso que el roti tradicional y le suelen dar forma redondeada, pero la diferencia fundamental es que es muy dulce, ya que se cocina con margarina y azúcar.
  • Roti tisu: mucho más fino que el roti canai, este es mucho más crujiente y, a menudo, dulce, incorporando azúcar.
  • Roti bakar: es una opción de desayuno muy habitual en los kopitiam y, por tanto, totalmente distinta a las anteriores. En él se usa pan de sándwich, que lleva una generosa capa de mantequilla o kaya, una mermelada hecha con leche de coco, azúcar y huevo. Suele servirse con huevos semihervidos, que se ponen encima del pan.

Por cierto, nada como “meter las manos en la masa”. Imita a los locales y usa las manos para comerlos, ¡saben mejor así!

Nasi goreng

El nasi goreng es el plato al que acudir si estás mareado con la carta y no sabes qué te apetece. El “arroz frito” nunca falla. Cocinado con pequeños trozos de verdura, huevo y kecap manis (una salsa de soja dulce), se puede comer sin ningún acompañamiento o con diferentes ingredientes, que le confieren nombres distintos. Por ejemplo:

  • Nasi goreng ayam: el arroz se acompaña de pollo frito y salsa agridulce.
  • Nasi goreng nanas: suele llevar piña fresca.
  • Nasi goreng pattaya: cuando se envuelve el arroz dentro de una tortilla.
  • Nasi goreng tom yam: cocinado con pasta de tom yam, es decir, un guiso tradicional bastante picante y típico de la gastronomía de Tailandia.
  • Nasi goreng kerabu: con anchoas fritas y hojas de curri.
  • Nasi goreng USA: aunque seguro que ya estás imaginando alguna variante estilo americano, USA es, en realidad, el acrónimo de udang (gamba), sotong (calamar) y ayam (pollo).

Char kway teow

Este es uno de los platos más ricos de la gastronomía de Malasia y, aunque su elaboración pueda parecerte sencilla, hay restaurantes o puestos callejeros que son una institución por su arte al cocinarlos. Se trata de noodles de arroz planos a los que se les añade salsa de soja, chiles, salsa o pasta de gambas, langostinos o gambas, berberechos, brotes de soja, ajos chinos, huevo y, en ocasiones, salchichas y bolas de pescado.

Como casi todos los platos malasios, existen muchas versiones de char kway teow según la parte del país que estés visitando. Una de las más conocidas es la de Penang, que suele ser un poco más gourmet e incorpora cangrejo, diferentes mariscos y huevos de pato. Si quieres probar el auténtico char kway teow en Penang, pásate por New Siam Road Char Koay Teow o Tiger Char Koay Teow.

Laksa

La cultura peranakan también juega un importante papel en la gastronomía malasia. Este término es utilizado para hablar de los descendientes de los primeros inmigrantes chinos que llegaron al estrecho de Malaca allá por el siglo XV. La mezcla con las comunidades locales todavía se puede ver a día de hoy en la arquitectura, la música y, por supuesto, la comida.

Uno de los platos más característicos de los Baba-Nyonya es el laksa, una sopa de fideos muy condimentada y picante. Aunque se pueden contar decenas, los tipos de laksa que se suelen encontrar son dos: el curry laksa y el assam laksa. La primera de ellas tiene una base de leche de coco y en ella no faltan gambas, berberechos, tofu y otros mariscos. Mientras que la assam laksa es más agridulce, ya que incorpora mangostán y tamarindo a la base de caldo de pescado. Acostumbra a llevar pescado, pepino, piña, menta, cilantro y jengibre.

Si tienes pensado incluir Penang en tu viaje, no pierdas la oportunidad de tachar de tu lista de platos que probar en Malasia el Penang asam laksa. Esta variedad se caracteriza por ser bastante agria y lo normal es que incorpore caballa, lemongrass, galangal (una variante del jengibre), piña, cebolla y piña. Un buen sitio para probarla es Pasar Air Itam Laksa, un humilde restaurante ubicado muy cerca del templo Kek Lok Si.

Popiah

En Malasia también tienen su propia versión de los rollitos de primavera y se llaman popiah. Hechos con una tortilla de harina de trigo muy fina, se rellenan de verduras crudas o al vapor (lechuga, brotes de soja, zanahoria, cebolla, nabo y jícama), huevo y, en ocasiones, cacahuete machacado. Es normal que se sirva sin freír y se acompaña con una salsa dulce o picante, según el gusto del comensal.

Satay

Empieza a caer la noche y las calles se inundan de un delicioso olor a barbacoa. Vas en búsqueda de su origen y encuentras una pequeña parrilla repleta de pinchos marinados. Son los famosos satays o sates, uno de los manjares de la comida de Malasia. Es habitual encontrarlos de pollo o ternera, aunque también se ven a veces de cerdo, y se acompañan de una salsa hecha a base de cacahuetes y un punto picante gracias a los chiles.

En la isla de Penang existe una variante llamada sate lok-lok, y en Malaca, sate celup. En ellas no solo se degustan pinchos de carne, sino también de huevos de codorniz, bolas de pescado, tofu o verduras. La diferencia fundamental entre ambos tipos es que el sate celup se cocina en una salsa de cacahuete, mientras que en el primero, simplemente, la sirve como acompañamiento.

Cendol

Nos vamos hacia el lado dulce para recomendarte que no te vayas de Malasia sin probar el cendol. Esta es una especie de sopa de hielo picado hecha con leche de coco, noodles gelatinosos hechos con hojas de pandano con un intenso color verde, azúcar de palma (gula melaka) y alubias rojas dulces. Aunque en un principio puede parecerte poco sugerente, te aseguramos que es una explosión de sabor que nunca olvidarás.

El cendol más famoso de Malasia se sirve en este puesto de la calle Lebuh Keng Kwee de Georgetown, en Penang. ¡No te extrañes si encuentras una larguísima fila esperando para conseguir su postre!

Teh Tarik

Técnicamente no es una comida, pero no podemos hablar de la gastronomía de Malasia sin incluir su bebida más conocida. El “té tirado” es la bebida nacional del país y se puede encontrar casi en cualquier restaurante, kopitiam o puesto callejero. Se trata de un té negro (normalmente, de variedad Ceylán) con leche, al que se le añade leche condensada, y que se mezcla varias veces tirándose de un recipiente a otro hasta que alcanza la textura deseada. Probarlo es un placer, pero también te quedarás embobado mirando cómo se hace. ¡Existen hasta competiciones de teh tarik!

Seguro que ya estás saboreando estos platos tradicionales de Malasia, pero no te vayas sin echar un vistazo a estos artículos de interés:

Skyscanner es el meta-buscador que compara más de 1.000 aerolíneas y buscadores de vuelos. Te ayudamos a ahorrar en vueloshoteles y coches de alquiler.

Mapa