Noticias Jet Lag: 10 consejos para evitarlo

Todos los artículos

Jet Lag: 10 consejos para evitarlo

Cómo combatir los síntomas del Jet Lag y disfrutar de las merecidas vacaciones.

Lo has organizado todo con detalle e incluso tienes las maletas preparadas. Te vas a la otra punta del mundo pero, ¿has pensado en el Jet Lag? ¿No? Tranquilo, que en Skyscanner hemos recopilado los mejores consejos para evitar el jet lag y sus efectos.

Ahora sí que puedes organizarte para salir volando, disfrutar del viaje y de esas vacaciones que tanto te mereces sin pasar sueño. Échale un vistazo al decálogo de Skyscanner, cierra la maleta y prepárate para vivir unas vacaciones estupendas. ¡Buen viaje!

Antes del vuelo

1. Regularidad

¿No consigues dormirte con facilidad y sin embargo has reservado un vuelo a la otra punta del mundo? No te estreses ni te preocupes. Intenta informarte sobre cuantas horas de diferencia horaria hay con respecto a tu destino y prepárate con un tiempo razonable. Días antes del viaje vete a la cama más temprano que de costumbre (si vuelas hacia el este) o quédate despierto hasta tarde si viajas hacia el oeste. Sé regular y mantén los buenos hábitos (por ejemplo, cena siempre a la misma hora). Evitarás que tus vacaciones se conviertan en una pesadilla.

2. Descansa

Quedan pocas horas para salir volando. ¿Estás emocionado? Pues bien, te recomendamos que viajes fresco y relajado. Deja de lado las preocupaciones del trabajo, deja en casa las preocupaciones y asegúrate de que has dormido lo suficiente. Recuerda, un cuerpo descansado se recuperará con mayor facilidad y rapidez para superar la falta de equilibrio que supone el jet lag.

Durante el vuelo

3. Bebe mucha agua

¿Café? Ni se te ocurra. Lo mejor es que lo evites en las horas previas al vuelo. Esto te permitirá permanecer hidratado y descansar mejor a la llegada. De hecho, aunque no te des cuenta, el ambiente seco y la elevada altitud del avión harán que tu organismo consuma muchos líquidos. Y para esto nada mejor que el agua, que será tu mejor compañera de viaje. Y nada de traicionarla con los zumos, las bebidas gaseosas o, peor aún, el alcohol. A medida que sube la altura, un solo coctel puede debilitar a tu organismo. Y no quieres estar hecho polvo cuando llegues al destino, ¿verdad?

4. Duerme en el avión

Los maniacos del control no le gustan a nadie pero piensa que puede ser muy beneficioso volar de noche y con las luces apagadas: así quizás podrás llegar como nuevo al destino. Para conciliar el sueño te recomendamos que te hagas con una buena almohada, tapones para los oídos que te aíslen del ruido del avión (o de los ronquidos de algún otro pasajero) y, si es necesario, que te tomes alguna infusión de hierbas naturales. En esta línea, seguro que respirar profundamente y pensar en cosas positivas te ayudará a cerrar los ojos. ¿Uno al azar? Piensa en las vacaciones que te esperan.

En el destino

5. Haz lo que haga la gente

Todo depende del horario de la llegada, pero cuando hayas llegado a tu destino intenta pasar algún tiempo al aire libre con luz natural (si es posible). Date un paseo o incluso un baño si tienes una piscina cerca: te ayudará a mantenerte despierto durante el día y a restablecer el equilibrio de tu reloj biológico.

6. No a la siesta

Evita echarte la siesta e intenta irte a dormir sólo cuando está oscuro. Aunque el cuerpo te pida a gritos una “siesta” corta, para tener unas buenas vacaciones y un buen estado de ánimo lo mejor es que te abstengas. Sólo tienes pocos días para disfrutar y el mundo te espera, así que no pierdas el tiempo echando cabezadas. ¡Sé curioso y mantente ocupado!

7. Cuestión de temperatura

Finalmente llega la noche, después del largo día. Antes de ir a dormir asegúrate de que la temperatura y la luz de tu habitación están bien ajustadas. De hecho, según algunos estudios, el reloj biológico está impulsado por los cambios de calor y luz en el cuerpo. Así que si estás en un país fío estimula al sueño vistiendo ropas de más abrigo y bebiendo cosas calientes. Mientras que si estás en un lugar caliente, mejor ponte algo ligero y toma una buena ducha fría antes de meterte en la cama. Lo ideal sería mantener una temperatura de unos 20 grados, evitando cambios excesivos y el aire acondicionado.

8. Desconecta los aparatos electrónicos

De acuerdo, es indispensable llamar a tu familia, enviarle un email a tu jefe, actualizar tu estado en las redes sociales y ponerle hashtags a tus mejores fotos pero… ¿por qué no lo haces por la mañana del día siguiente? Los teléfonos inteligentes, ordenadores y tabletas, con sus pantallas brillantes, nos mantienen vigilantes y son grandes enemigos del sueño. Así que ya lo sabes: apágalos (para algo estás de vacaciones). Y si necesitas algo para distraerte aprovecha para leer un libro. Ganarás en salud y tendrás dulces sueños.

9. Relajación completa

Si no consigues meter en la maleta tu cojín favorito (lo sabemos, es una idea un poco alocada) perfuma uno del hotel con unas gotas de esencia de lavanda, geranio o tomillo para mejorar la calidad del aire, alejar a los insectos y relajarte como en casa. Ahora sí, tómate una taza de manzanilla, apaga las luces, ponte un antifaz y relájate. El sueño no tardará nada en llegar.

10. ¡Vivan las proteínas! 

Al despertar aprovecha para tomarte un desayuno abundante y rico en proteínas para tener la energía suficiente para que tu cuerpo esté en forma y despierto. Durante el día, pica snacks como almendras, que tienen una buena cantidad de melatonina (un agente que regula el sueño). Y, por último toma una cena ligera y, para hacer mejor la digestión, date un paseo antes de ir a dormir.

Si te ha gustado este artículo estos te van a encantar:

Skyscanner es el meta-buscador que compara más de 1.000 aerolíneas y buscadores de vuelos. ¡Te ayudamos a ahorrar en vuelos, hoteles y coches de alquiler.

Mapa